EXTERIOR MEDIA S.L.
Valla publicitaria 20x6 m. de Exterior Media S.L.
Valla publicitaria 20×6 m en Puerto Banús

Valla publicitaria 20×6 m. en Puerto Banús (Marbella) de AEDAS HOMES ha cambiado el motivo haciendo un mensaje claro, directo y legible. Esto podemos considerarlo como la publicidad exterior en su estado puro.

Nuestro cliente con su promoción Soul Marbella ha cambiado el motivo utilizando la creatividad exacta para un mensaje en publicidad exterior. La agencia que lleva la campaña, Imagen Consulting, ha conseguido salir al paso y orientar al cliente hacia una mejor comunicación.

Exterior Media S.L.. se encuentra comprometida con la mejor calidad hacia nuestros clientes, prueba de ello es que disponemos de unos emplazamiento inmejorables cuyo mantenimiento y exhibición es un ejemplo para la profesión.

Exterior Media. valla 20x6 Puerto Banús - Marbella
Valla publicitaria 20×6 m. en Puerto Banús (Marbella) de Exterior Media S.L.

Estamos en un mundo donde la publicidad aparece en un abrir y cerrar de ojos, nos llenan de anuncios por todos los medios. Es válido, porque estamos en un mundo globalizado y debemos girar a la par con él, por eso diferentes compañías toman la decisión de pautar en radio, televisión, prensa etc.

Publicidad exterior es una de las herramientas poderosas para dar a conocer un producto o marca, debido a que la vemos 24 horas del día y está disponible los 7 días de la semana.

Ahora la pregunta que nos debemos hacer es, ¿qué vallas publicitarias han quedado grabadas en nuestra memoria? ¿qué tan legibles son las que hemos visto?

Al hacer una valla publicitaria se debe tener en cuenta el mensaje que se va a transmitir, también es importante su ubicación, si unimos ambos nos sale el ejemplo perfecto de nuestro cliente y de su colocación hoy mismo jueves 23 de septiembre de 2021 de la valla publicitaria 20×6 m. en Puerto Banús.

Aquí dejaré algunos tips para tener en cuenta al momento de su realización y que ésta tenga correcta legibilidad para el público que va dirigida:

1- Seis palabras o menos es lo ideal para que el mensaje que se desea transmitir tenga correcta receptividad. Se debe realizar un mensaje directo y claro.

2- Se debe llamar la atención del consumidor al 100%: En la mayoría de los casos las vallas van dirigidas a personas que viajan, conductores, peatones, ciclistas etc. Lo cual debe permitir que el mensaje sea equilibrado.

3- Información clara, sin saturar: Hay que tener en cuenta que al momento de ver o leer el mensaje de una valla se tiene poco tiempo, es importante ser claros en la información que se colocará, no hay que utilizar números de contacto en los textos de la valla porque no se alcanzará a leer.

4- Se deben colocar más de dos vallas: de esta manera el mensaje será transmitido a más cantidad de personas.

Hay que tener presente que las vallas publicitarias tienen mensajes inteligentes, pero no se deben obviar, ya que este debe captar la atención de la forma más divertida y fácil posible.

 

Valla publicitaria Baalbak Marbella
VALLA PUBLICITARIA BAALBAK MARBELLA

BAALBAK MARBELLA restuarante libanés de gran prestigio en Puerto Banús, contrata valla publicitaria de medidas 8×3 m.

Dicha valla publcitaria se encuentra instalada en la Carretera de Ronda bajada desde el polígono de San Pedro y de acceso desde la AP-7 y zonas residenciales de la zona.

Como siempre, y de eso trata en parte nuestro trabajo, Exterior Media S.L. pone a disposición de sus clientes un amplio abanico de vallas publicitarias en Marbella para poder dar una excelente cobertura informativa a cualquiera de ellos.

En este sentido la publicidad exterior en Marbella se ve favorecida como ente propio de comunicación y sobre todo como apoyo a cualquier acción de marketing comunicacional de los clientes.

Es muy importante tener en cuenta que la publicidad exterior trata el recuerdo como eje fundamental de la comunicación, todo ello basado en un estudio de mercado previo con influencia de tráfico rodado y con gran visibilidad en la exposición.

La importancia de apoyar una campaña digital en publicidad offline.

Hoy en día con la llegada y el desarrollo de internet, el marketing digital cada vez tiene más importancia para las empresas. Sin embargo, pese a que una buena parte de las campañas son a través de internet, la publicidad exterior sigue teniendo una gran importancia en el mundo del marketing por varios motivos, por los que principalmente, podemos mejorar nuestro posicionamiento en el mercado haciendo que nuestra publicidad, sea mucho más efectiva.

Las ventajas de la publicidad exterior y en concreto la valla publicitaria Baalbak Marbella

La publicidad exterior a modo de vallas publicitarias, cuenta con una gran visibilidad por lo que supone un apoyo perfecto a las campañas online, de forma que una persona cuando esté en su ordenador pueda ver la campaña diseñada por el marketing online y que cuando salga a la calle, su perspectiva acerca del producto salga reforzada, mejorando la confianza al recordar el anuncio en estas vallas.

Uno de los objetivos principales de la publicidad es que el mensaje consiga calar dentro del usuario. La publicidad exterior en estas vallas, muchas veces consigue reactivar el subconsciente de las personas puesto que el concepto de la valla, se llega a transmitir de forma inconsciente, algo bastante importante y que ayuda a reforzar los conceptos previamente transmitidos en el anuncio digital.

Gracias a todo esto, conseguiremos reforzar nuestra imagen de marca. Esto es debido a que mucha publicidad que se encuentra en internet, es considerada por muchos usuarios como invasiva y esto hace que se desconfíe rápidamente de ella. Encontrarnos con esta publicidad en la calle, logrará mejorar la percepción del usuario sobre nuestro producto y nos permitirá mostrar una imagen mucho más seria y de mayor confianza, ya que costará mucho más que sea entendida como un engaño y realmente transmitirá una mayor imagen de credibilidad.

 

LA PRESIÓN SOCIAL
Sociedad de consumo actual; su influencia en la presión social

La presión social, también conocida como presión de los pares, es el efecto que ejerce un grupo de personas sobre un individuo al punto de que éste llegue a cambiar sus pensamientos, aspectos actitudinales y costumbres acerca de una situación, tema, ambiente o acontecimiento. Este fenómeno ha estado presente entre los seres humanos desde los albores de la civilización y se pudiera considerar influyente en decisiones muy importantes relacionadas, incluso, con el curso de la humanidad misma.

En tiempos modernos la presión social se comenzó a intensificar después de finalizada la segunda Guerra Mundial, en la cual, los medios de comunicación se modernizaron con la aparición de la televisión, la influencia de Hollywood  y el alto grado de consumismo en que cayó la sociedad occidental en la posguerra. Es que, los elementos mencionados anteriormente causaron y todavía causan que los grupos influyan sobre individuos por un tema de control social; la competencia y una necesidad casi irracional de demostrar ostentación por las cosas materiales que se poseen. Esa es la sociedad de consumo actual

 

 

¿Por dejar de ser funcional? | ¿Por dejar de ser atractivo?

                         

La pregunta que debemos hacernos todos, está vinculado con el ¿por qué los individuos continúan sucumbiendo ante la presión social? Los seres humanos no somos ermitaños sino individuos que invariablemente pertenecemos a manadas y justamente, porque somos elementos de manadas, constantemente andamos buscando la aceptación de la misma para tener una posición entre la sociedad. Esta es la explicación más simplista, sin embargo, hay un trasfondo más complejo con respecto a la influencia de unos individuos y otros,  caracterizada por el dominio para ejercer poder y perpetuarlo. Los grandes medios de comunicación y redes sociales han estudiado y perfeccionado la técnica de presión social, con fines mercantilistas, por lo que el marketing forma pieza esencial de toda esta estructura de la sociedad actual. En este contexto no se escapa ningún estrato social, escala de edad ni el nivel de poder adquisitivo.

 

Aspectos a considerar

Aprender a no “caer” en la presión social es algo que lleva tiempo, el conocimiento y reconocimiento de sí mismo, tener claro y presente nuestros límites, sobre todo, saber quiénes somos, a dónde pertenecemos y más importante, nuestra valía como seres individuales. ¿Por qué se sucumbe ante la presión social? En diversas situaciones el deseo de encajar y la búsqueda de la aprobación llevarán a tomar decisiones que no son provechosas y que repercute tanto en el presente como en un futuro. Se espera un comportamiento determinado, pero ¿Cuándo ese comportamiento deja de ser sano y se convierte en algo perjudicial? Cuando se hace algo que no se desea y que va en contra de los pensamientos, valores y principios personales.

¿Qué hacemos o qué podemos hacer si estamos sometidos a la presión social de un grupo determinado? Si consideramos que nos encontramos bajo el asedio por presión social, debemos preguntarnos qué intenciones hay detrás de la tensión a la cual estamos siendo sometidos, y si no encontramos la respuesta, deberíamos retirarnos del lugar o evitar la fuente que ejerce tal coacción. En caso de la presión por parte de la sociedad, hay maneras en las que ésta nos puede convenir al optar por un puesto laboral, y a conseguir receptividad del resto de las personas, lo cual nos puede “abrir muchas puertas”, por lo tanto adaptamos nuestra conducta a los aspectos pro-sociales. No obstante ¿qué esperan de nosotros en el contexto social? (en muchos casos) que cedamos antes las normas impuestas y lo que se pretende establecer.

En el caso de los niños y adolescentes que enfrentan el conocido bulling, hemos observado que en diversas ocasiones ha habido resultados catastróficos, porque retirarse y el evitar situaciones complejas de presión grupal se hace más difícil, por la estructura psicoemocional y el proceso de desarrollo del sujeto dependiendo de la etapa evolutiva en la cual esté trascurriendo.

Sichel (2009), explica que la presión social es un fenómeno que se da en todos los grupos sociales, donde los dominantes aíslan al diferente. Este comportamiento es posible porque los modelos establecidos en cada cultura son tomados como las leyes que establecen los parámetros de comportamiento, belleza, educación y salud. Por lo tanto, se tiene que excluir a aquel que no sigue las reglas o los cánones de la moda y la actualidad.

Siempre estaremos sometidos a presión social y depende de nosotros mismos no ser afectados por tales eventos, y en el caso de niños y adolescentes, la protección y el discernimiento debe venir de sus padres y/o representantes. Mientras más informado estemos y más analíticos seamos tendremos más recursos para repeler los rasgos negativos de la presión de grupo.

 

Referencias

 

  1. Artículo elaborado por estudiantes de la ESO y redactores del proyecto Revista Escolar Digital. Angencias: “La presión social siempre está presente”. Recuperado de https://www.lavanguardia.com/vida/junior-report/20200518/481322514269/presion-social-siempre-presente.html
  2. Sichel, D. A. (19 de mayo de 2009). Bitácora: “La Presión social frente a los jóvenes”. Recuperado de http://davidandrescoe2.blogspot.mx/2009/05/la-presionsocial-frente-los-j
  3. Raiteri, M. D. (2016). “El comportamiento del consumidor actual”. Universidad Nacional de Cuyo. Mendoza, Argentina.

 

Soporte audiovisual

 

Realizado en:

https://view.genial.ly/5fe9d0066157fe0d6919649c/presentation-genially-sin-titulo

LA PRESIÓN SOCIAL
Sociedad de consumo actual; su influencia en la presión social

Artículo de opinión reflexiva sobre la presión social realizada por José Luna Roldán.

Presentación audiovisual completa:

https://view.genial.ly/5fe9d0066157fe0d6919649c/presentation-genially-sin-titulo

La presión social, también conocida como presión de los pares, es el efecto que ejerce un grupo de personas sobre un individuo al punto de que éste llegue a cambiar sus pensamientos, aspectos actitudinales y costumbres acerca de una situación, tema, ambiente o acontecimiento. Este fenómeno ha estado presente entre los seres humanos desde los albores de la civilización y se pudiera considerar influyente en decisiones muy importantes relacionadas, incluso, con el curso de la humanidad misma.

En tiempos modernos la presión social se comenzó a intensificar después de finalizada la segunda Guerra Mundial, en la cual, los medios de comunicación se modernizaron con la aparición de la televisión, la influencia de Hollywood  y el alto grado de consumismo en que cayó la sociedad occidental en la posguerra. Es que, los elementos mencionados anteriormente causaron y todavía causan que los grupos influyan sobre individuos por un tema de control social; la competencia y una necesidad casi irracional de demostrar ostentación por las cosas materiales que se poseen. Esa es la sociedad de consumo actual.

La pregunta que debemos hacernos todos, está vinculado con el ¿por qué los individuos continúan sucumbiendo ante la presión social? Los seres humanos no somos ermitaños sino individuos que invariablemente pertenecemos a manadas y justamente, porque somos elementos de manadas, constantemente andamos buscando la aceptación de la misma para tener una posición entre la sociedad. Esta es la explicación más simplista, sin embargo, hay un trasfondo más complejo con respecto a la influencia de unos individuos y otros,  caracterizada por el dominio para ejercer poder y perpetuarlo. Los grandes medios de comunicación y redes sociales han estudiado y perfeccionado la técnica de presión social, con fines mercantilistas, por lo que el marketing forma pieza esencial de toda esta estructura de la sociedad actual. En este contexto no se escapa ningún estrato social, escala de edad ni el nivel de poder adquisitivo.

Aspectos a considerar

Aprender a no “caer” en la presión social es algo que lleva tiempo, el conocimiento y reconocimiento de sí mismo, tener claro y presente nuestros límites, sobre todo, saber quiénes somos, a dónde pertenecemos y más importante, nuestra valía como seres individuales. ¿Por qué se sucumbe ante la presión social? En diversas situaciones el deseo de encajar y la búsqueda de la aprobación llevarán a tomar decisiones que no son provechosas y que repercute tanto en el presente como en un futuro. Se espera un comportamiento determinado, pero ¿Cuándo ese comportamiento deja de ser sano y se convierte en algo perjudicial? Cuando se hace algo que no se desea y que va en contra de los pensamientos, valores y principios personales.

¿Qué hacemos o qué podemos hacer si estamos sometidos a la presión social de un grupo determinado? Si consideramos que nos encontramos bajo el asedio por presión social, debemos preguntarnos qué intenciones hay detrás de la tensión a la cual estamos siendo sometidos, y si no encontramos la respuesta, deberíamos retirarnos del lugar o evitar la fuente que ejerce tal coacción. En caso de la presión por parte de la sociedad, hay maneras en las que ésta nos puede convenir al optar por un puesto laboral, y a conseguir receptividad del resto de las personas, lo cual nos puede “abrir muchas puertas”, por lo tanto adaptamos nuestra conducta a los aspectos pro-sociales. No obstante ¿qué esperan de nosotros en el contexto social? (en muchos casos) que cedamos antes las normas impuestas y lo que se pretende establecer.

En el caso de los niños y adolescentes que enfrentan el conocido bulling, hemos observado que en diversas ocasiones ha habido resultados catastróficos, porque retirarse y el evitar situaciones complejas de presión grupal se hace más difícil, por la estructura psicoemocional y el proceso de desarrollo del sujeto dependiendo de la etapa evolutiva en la cual esté trascurriendo.

Sichel (2009), explica que la presión social es un fenómeno que se da en todos los grupos sociales, donde los dominantes aíslan al diferente. Este comportamiento es posible porque los modelos establecidos en cada cultura son tomados como las leyes que establecen los parámetros de comportamiento, belleza, educación y salud. Por lo tanto, se tiene que excluir a aquel que no sigue las reglas o los cánones de la moda y la actualidad.

Siempre estaremos sometidos a presión social y depende de nosotros mismos no ser afectados por tales eventos, y en el caso de niños y adolescentes, la protección y el discernimiento debe venir de sus padres y/o representantes. Mientras más informado estemos y más analíticos seamos tendremos más recursos para repeler los rasgos negativos de la presión de grupo.

Exterior Media S.L. +34 648760220